CENAS CON NIÑOS

Antes cuando no teníamos niños invitábamos más a cenar a amigos y también íbamos más a cenar a casa de amigos. Benditos tiempos en los que a lo mejor acabábamos a las 3 de la mañana porque durante y sobre todo, después de la cena, nos hinchábamos de hablar de todo tipo de cosas enlazando argumentos cada vez con menos coherencia debido a las copillas de más. No había prisa y podíamos dormir al día siguiente porque nadie nos despertaba. Recuerdo que la hora normal de despertarnos eran las 9 de la mañana. No queríamos dar clase nunca a las 8 porque teníamos que levantarnos temprano y eso nos parecía horrible. Ahora no nos importa hacerlo porque ya estamos en planta desde hace tiempo.

Cuando se tienen niños la vida te cambia completamente. Esta es un frase tópica que se repite por aquí y por allá y que incluso dicen los que no tienen hijos pero ese tipo de personas no tienen ni idea de lo que verdaderamente te cambia la vida de un día a otro y para siempre.
Responsabilidad, dudas, horarios rígidos, preocupación, falta de sueño, cansancio, falta de intimidad, más dudas, falta de tiempo, desesperación, organización.
Quizás demasiado para dos personas que no miraban mucho el reloj y vivían relajados e incluso podían improvisar su vida sin grandes problemas. Adoraba que saliéramos un día por la mañana y no volviéramos hasta la noche, enlazando una cosa con otra pero sin un plan previo: ahora vamos aquí y luego allí ¿qué te parece si…? ¡Sí, muy bien!

Cuando los niños van creciendo las cosas van mejorando mucho y uno va recobrando algo de lo que era poco a poco si tiene fuerzas para ello.
Muchas veces uno se siente verdaderamente feliz por el hecho de tenerlos, no sé si lo está por haber sobrevivido a tanta dificultad o simplemente está feliz y basta. Cuando uno es feliz, lo es sin motivos, porque sí, se trata de un estado extraño, un poco místico y tengo la impresión de que este estado cercano al éxtasis es imposible de alcanzar si uno tiene hijos. La preocupación perenne por el presente, pasado y futuro de tus hijos no te deja extasiarte, solo complacerte en algunos momentos.

El caso es que antes cuando invitábamos a alguien, pasábamos el día trabajando para eso, íbamos a comprar las cosas, pensábamos qué íbamos a preparar, lo íbamos haciendo a lo largo del día y luego nos dábamos en cuerpo y alma a los invitados, ¿quieres esto o lo otro?, ¿algo más?, ¿todo bien? y a charlar de lo que quisieran, relajados, sin horarios ni prisas y cuando se iban, recogíamos todo y la casa volvía a su perfecta normalidad.
Ahora la perfecta normalidad de mi casa se parece a un zafarrancho de combate, a una trinchera en una batalla, al estado de las calles el día 1 de enero en una ciudad; pero todos los padres que lean esto saben de lo que les hablo, no tengo que extenderme en explicaciones. Mi marido se obstina en recoger para que a veces la casa parezca un sitio ordenadito, minimalista y zen pero si están los niños en casa, esa perfección dura poco, por no decir nada. A los niños les gusta sacar los juguetes y lo que no son juguetes, de su sitio, no les gusta el orden, no saben lo que es, esparcen cosas por el suelo, hacen ruido, dan la lata, lloran, piden cosas, no saben lo que es el silencio excepto cuando duermen.
Por lo que ahora cuando reunimos el valor suficiente para invitar a alguien (es algo que nos encanta y no lo hacemos más por todo esto que estoy contando aquí), las cosas son distintas, pensamos en qué podemos cocinar que nos dé menos trabajo, cuando preparamos las cosas hay que estar simultaneando la comida para ellos, dársela antes para que se quiten de en medio y se pueda hablar un poco…
A los niños les gustaría que los invitados les echaran cuenta, hablaran con ellos y se dedicaran a ellos e intentan llamar la atención para conseguirlo, además de excitarse más de lo normal. Me dan pena en realidad porque les encanta que venga gente a casa, les gustan el caos, el cambio, la compañía, la vida, el ruido y la variedad.
Ya no podemos dedicarle tanta atención a los invitados, pobrecillos, a veces tenemos que abandonarlos para ir a acostar a los nenes o a atenderlos o a ir recogiendo para avanzar en el trabajo, quizás damos la impresión en algunos momentos de estar ausentes porque tenemos que compaginar varias cosas a la vez en nuestras cabezas, a pesar de que intentamos entregarnos y relajarnos todo lo posible. Ya no preparo postres, hace un siglo que no lo hago y a una cierta hora nos apagamos como las velas tras una noche encendidas. A más de las 12 no llegamos, nos caemos de cansancio pero es que al día siguiente sabemos que a las 7 en planta, todos los días nos levantamos a las 7, todos sin excepción y eso te da autonomía hasta las 11 de la noche y ni un minuto más.

Invitados queridos pasados y por venir, lo siento, nuestra intención es buena, la mejor.

Mientras escribo esto, hay un jaleo tremendo en casa y no sé si me ha salido bien el post o no pero como hablo del caos que significa ser padres pues si me ha salido caótico, casi mejor. Forma y fondo, significante y significado, lengua y literatura, todo unido para intentar expresaros lo que siento.

Anuncios

Acerca de juegodelmundo

Profesora de español para extranjeros. Vivo en Turín desde hace 20 años. Necesito escribir para comprender mejor lo que me rodea y me sucede, para poner orden en mis ideas. Me apasionan el cine (en versión original), los viajes (soy fan de los intercambios de casa), la lectura, la comida, estar con gente, las novedades. La música (aprender a tocar el piano), el teatro (en especial cuando viajo), la danza contemporánea. Las buenas series de televisión. Traducir textos junto a alumnos buenos. Conversar. Tratar de disfrutar cada momento.
Esta entrada fue publicada en Aficiones, comida, Niños. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s