Mi ritorna in mente: La alfombra rodante

Mi vida verdadera empezó cuando nos mudamos de casa.

Mis primeros seis años los había pasado en un pequeño piso del centro en una calle estrecha por la que pasaban coches (ahora es peatonal) y hasta esa época se puede decir que había vivido aislada, sin tener muchas ocasiones de relacionarme con nadie pero en la nueva casa, en Triana, en una calle casi sin salida con pocos coches, la cosa era distinta. Desde el primer día pude salir a respirar y enseguida hice amistad con quien había por ahí dispuesto a hacerla.
Había dormido en una cuna de hierro hasta entonces, qué claustrofobia espantosa, qué crueldad infinita, qué aberración, qué barbaridad, pero el cambio de casa afortunadamente implicaba también un cuarto solo para mí con cama, mesa, estantería para mis objetos y un poco de intimidad (gracias dios mío, escuchaste mis plegarias), en fin, tantas novedades.

Cuando todavía no tenía los muebles nuevos (la típica cama que se recogía, a juego con el armario) pero sí alguna amiga nueva, recuerdo que un día lo pasé especialmente bien jugando con la puerta cerrada en mi flamante nuevo cuarto vacío, a envolvernos y rodar con una alfombra. Ahora me metía yo y me envolvía mi amiga como si fuera un flamenquín y luego me desenrollaba y más tarde se lo hacía yo a ella, creo que había dos amigas pero no lo recuerdo muy bien y también creo recordar que les pregunté si se tocaban y que parecieron no entender de qué les hablaba así que preferí dejar el tema.
Los juegos físicos, de acercamiento al cuerpo del otro, son fantásticos. Toda una conquista, tener amigas, invitarlas a mi casa, jugar con ellas a contactos primitivos, a juegos sencillos y primordiales.

Mis primeras amigas eran muy diferentes, una morena y una rubia como en la canción del marinero, una niña bien y una gitana que vivía en un corral de la calle, ahí es nada con respecto a integración, variedad, multiculturalidad y demás.
Ana María, la niña gitana, tenía unos ojos grandes con forma de avellana y un poco verdosos, alucinantes. Era muy morena y guapa. Tenía tres hermanos y vivían los seis en una casa en la que no me metería yo ni sola, en un patio de vecinos, para llegar a su casa tenías que pasar por un balconcillo en el que al menos vivían otras cinco familias. La gente se pasaba el día fuera de sus casas, los niños en el patio o en la calle y menos mal que el tiempo lo permitía porque vaya claustrofobia, estar en 50 metros cuadrados, si es que llegaban, cuatro niños con sus padres. Recuerdo que fui poco a su casa y era normal, no cabíamos. Cuando las invité a mi comunión, ella lo pasó genial porque era la primera vez que iba a un restaurante, que veía el panecillo con mantequilla que ponían de aperitivo, que montaba en un coche de caballos y que hacía otras muchas cosas. Estaba eufórica, feliz. Creo que lo pasó mejor que yo, fue muy bonito invitarla mientras que no recuerdo especialmente la reacción de la otra amiga. No me acuerdo mucho de ella, era bastante anodina. De las dos, me quedo con la morena y sus ojos abiertos de par en par, su entusiasmo, su vitalidad, sus ganas de hacer cosas.

¡Qué lástima que tantos niños tengan tan pocas oportunidades de desarrollar sus potencialidades!
Unos tanto y otros tan poco, así es el mundo.

 

 

Anuncios

Acerca de juegodelmundo

Profesora de español para extranjeros. Vivo en Turín desde hace 20 años. Necesito escribir para comprender mejor lo que me rodea y me sucede, para poner orden en mis ideas. Me apasionan el cine (en versión original), los viajes (soy fan de los intercambios de casa), la lectura, la comida, estar con gente, las novedades. La música (aprender a tocar el piano), el teatro (en especial cuando viajo), la danza contemporánea. Las buenas series de televisión. Traducir textos junto a alumnos buenos. Conversar. Tratar de disfrutar cada momento.
Esta entrada fue publicada en Niños, recuerdos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s