Corazones congelados

Estamos sufriendo los efectos de una ola de frío siberiano que implica bajas temperaturas y copiosa caída de nieve, o sea, lo que antes llamábamos invierno.

Una frase parecida aparecía en un famoso blog  y me sirve de partida para lanzar algunas reflexiones sobre estos momentos de frío y nieve que estamos viviendo.

Cuando era pequeña no sabía lo que era la nieve, no tenía ni idea. La había visto solo en películas. En Sevilla no nieva ni por casualidad. Pero la primera vez que llegué a Turín hace años cayó enseguida nieve, la ciudad se tiñó de blanco y este sencillo evento me hizo mucha ilusión. La ciudad no me había parecido muy atractiva al principio pero en el momento en el que se me presentó ante mi atónita mirada bajo un manto blanco, la vi con otra luz y otra aura. De misterio. De enigma. De novedad. De melancolía.
Era algo raro para mí.
Con el tiempo me he acostumbrado aunque no es normal verla tan cubierta de nieve, tan gélida e invernal, tan del norte.

La nieve tiene sus inconvenientes, qué duda cabe. Es más difícil moverse, los medios de transporte no funcionan bien, de la bici es mejor olvidarse si no se quiere acabar con algún hueso roto y el coche es mejor no cogerlo porque es pesado quitarle la montaña de nieve que tiene encima y arriesgado irse por ahí a resbalarse, patinar, pelear contra los frenos que no funcionan como debieran, abordar los cúmulos de nieve y hielo a la hora de aparcar y otros molinos de viento de ese estilo. Una es de natural cómodo y no suele poner su vida en peligro si puede evitarlo.

Pero todo tiene su lado bueno. Una de las cosas que más me gustan de la nieve es el silencio. Hay mucho menos tráfico y los vehículos que pasan por la calle hacen muy poco ruido porque la nieve amortigua los sonidos.
La nieve al caer tampoco hace ruido. Es silenciosa, lenta. Es de otra época. Cuando llega, nos remontamos a tiempos pasados en los que nos movíamos en coche de caballo y nos poníamos capa para cubrirnos. Tiempos en los que había menos prisa para todo pero en los que no se dejaba de hacer cosas porque hiciera frío.
Con los abrigos y las calefacciones que tenemos ahora podemos estar calentitos y secos incluso en medio de la tormenta más violenta. Podemos comunicarnos sin problemas gracias a los móviles. Nada deja de funcionar y, sin embargo, no dejamos de quejarnos y lo que más me molesta: todos nos metemos en nuestras casitas a esperar que pase el mal tiempo, nos ponemos a protestar y a fruncir el ceño y dejamos de hacer planes con los amigos, de quedar con otros niños para que nuestros hijos jueguen y de hacer lo que mejor les sienta a nuestros cuerpos congelados.

Hace frío, sí, pero no dejemos que el corazón se nos hiele. No hay que olvidarse de él.
Salgamos, quedemos con los amigos, brindemos con alcohol que calienta mucho el cuerpo y el alma y sonriámosle al blanco ancestral que cíclicamente nos cae del cielo y cubre nuestras certezas y nos recuerda que hay cosas que no cambian en un mundo constantemente en movimiento.

Cosas como el invierno. Que también tiene su belleza.

Anuncios

Acerca de juegodelmundo

Profesora de español para extranjeros. Vivo en Turín desde hace 20 años. Necesito escribir para comprender mejor lo que me rodea y me sucede, para poner orden en mis ideas. Me apasionan el cine (en versión original), los viajes (soy fan de los intercambios de casa), la lectura, la comida, estar con gente, las novedades. La música (aprender a tocar el piano), el teatro (en especial cuando viajo), la danza contemporánea. Las buenas series de televisión. Traducir textos junto a alumnos buenos. Conversar. Tratar de disfrutar cada momento.
Esta entrada fue publicada en reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s