Eventos que te hacen perder el rumbo

Para todos es un shock conocer noticias terribles como la de los atentados en París del viernes. Te desestabilizan, te hacen sentirte indefenso, vulnerable y frágil. Te enfadas, te pones triste, te entra de todo.

Lo que sí está claro es que sabes de qué escribir. Tengo muchas cosas atrasadas que contar por haber sido un periodo intenso de obras en casa, mudanzas y orden radical acompañado del típico trabajo y mil otras obligaciones. Una acumulación tremenda pero no puedes ponerte a escribir de otra cosa que de París en este momento, del mundo enloquecido en el que parece que vivimos, de la marcha atrás que vamos a sufrir con respecto a tranquilidad, libre movilidad, relajación. Tienes la sensación de que en cualquier momento, en cualquier sitio puede pasarte algo terrible. Eso puede paralizar a muchos pero lo que tendría que conseguir es que hiciéramos hasta más cosas de las que hacemos normalmente. No pueden cambiarnos los bárbaros, no pueden quitarnos la libertad en la que creemos ciegamente ni la alegría de vivir ni de movernos por el mundo como si fuera nuestro. Debería serlo, ser de todos, el mundo. Dejarnos de patrias, fronteras, pasaportes, religiones y disfrutar de todo. Sabemos que no es posible desgraciadamente.

Lo cierto es te duele lo que ha pasado en París como si hubiera pasado en tu casa, porque conoces los sitios, has estado por allí (en mi caso hace pocos meses), los sientes tuyos y a lo mejor, cosas terribles que pasan en otros países más lejanos geográfica y culturalmente, no te afectan tanto y eso no es justo tampoco.

No se sabe muy bien qué decir incluso ni por supuesto, qué hacer. Pero hay que hablar de esto, tenerlo presente, tomarlo seriamente pero no dejar que nos cambie. Tenemos que luchar por defender el mundo que queremos, una sociedad de prosperidad que sea justa y solidaria pero sea libre sobre todo, que tenga alegría de vivir. ¿Merece la pena vivir con la filosofía del valle de lágrimas como en el medioevo? ¿Es eso vida? ¿Hay que renunciar a lo que se ha conseguido con tanto esfuerzo? ¿Hay que dar pasos atrás después de que cada paso adelante cuesta la vida?

Esa es la tentación, radicalizarse, entregarse a las derechas y sus políticas defensivas, racistas, radicales, antisolidarias. Es una tentación comprensible pero que hay que evitar.

No a la violencia ni siquiera en respuesta a actos sangrientos inmotivados y espantosos como los que acaban de ocurrir. No.

Anuncios

Acerca de juegodelmundo

Profesora de español para extranjeros. Vivo en Turín desde hace 20 años. Necesito escribir para comprender mejor lo que me rodea y me sucede, para poner orden en mis ideas. Me apasionan el cine (en versión original), los viajes (soy fan de los intercambios de casa), la lectura, la comida, estar con gente, las novedades. La música (aprender a tocar el piano), el teatro (en especial cuando viajo), la danza contemporánea. Las buenas series de televisión. Traducir textos junto a alumnos buenos. Conversar. Tratar de disfrutar cada momento.
Esta entrada fue publicada en Francia, reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s