TFF y más

Hoy termina el TFF y por un lado es un alivio porque suelen ser diez días de lo más ajetreado y acabo hecha polvo, pero por el otro, pues siento una especie de vacío extraño que se mezcla a la desazón de saber que las semanas ahora seguirán su curso normal sin ese atractivo, ese aliciente, esa novedad y ese tilín especiales que calientan el corazón y el ánimo.

Me encantaría que sucediera en otra época del año en la que tuviera menos clases, hiciera menos frío (se me suelen congelar los pies en la cola para comprar las entradas el primer día), no fuera el cumpleaños de mi hijo, etc, etc. Esta vez ha coincidido también con una de sus competiciones de escalada que se ha hecho eterna porque eran dos diferentes en el mismo día, con un teatro de la ex profesora de teatro de mi hija al que nos sentíamos en deber moral de acudir y con un espectáculo de danza (el último de mi abono a Torinodanza, otra de mis manifestaciones culturales favoritas, que también se va).

Una locura, una carrera, un estrés. Pero sarna con gusto no pica y aquí estoy desabrida. Para consolarme, vuelvo con mi mente a lo visionado y degustado.

 

He visto Finding my feet comedia inglesa de buenos sentimientos con los típicos actorazos tremendos con la que te ríes y lloras en igual medida, que me hizo pasar un muy buen rato.

The disaster artist de James Franco, divertídisima y metacinematográfica. La recomiendo grandemente a pesar de no haber visto con anterioridad el simpático bodrio de culto The room al que se refiere. ¡Qué personaje, el director de The room! Un auténtico punto filipino y James Franco (ya me gustaba pero ahora me gusta más) lo borda el papel. Se transforma y parece otro. Muy recomendable.

Casting, una película alemana también metacinematográfica que hace referencia al monstruo Fassbinder y su Las amargas lágrimas de Petra von Kant, que mi padre me llevó a ver a tierna edad y supongo que más que nada, me echaría una siestecilla, por lo menos no me suicidé después, cosa que bien podría haber hecho… El error que él cometía conmigo de llevarme a ver películas totalmente inadecuadas para edades tempranas, lo he repetido yo con mi hija, así que no puedo quejarme (el círculo se cierra) y, en todo caso, para bien y para mal, yo soy cinéfila y mi hija también, así que no ha debido traumatizarnos más de la cuenta la cosa.

Es pesada, es trascendente, es alemana. A veces está muy bien tragarse este tipo de pelis, en realidad me gustó aunque escuchaba el alemán y leía los subtítulos en inglés y acabé un tanto aturdida (los italianos estaban demasiado bajos y resultaban incómodos). Pero no es para todos los momentos ni todos los estados de ánimo. Todavía estoy esperando el momento adecuado para verme Alexander Platz, la famosa serie de Fassbinder que compré en un arrebato de nostalgia feroz cuando acabamos de ver la serie magnífica Heimat, que estoy deseando volver a ver. Nos tragamos dos episodios y estuvimos a punto de hacernos el harakiri, más que nada por no entender muy bien hacia dónde estaba yendo la serie. Pero la compré y supongo que alguna vez debería tener el valor de verla. Quién sabe.

Vi The final portrait de Stanley Tucci sobre Giacometti y su forma de ver y de trabajar y como me gustan mucho tanto el artista como el actor que lo interpreta (Geoffrey Rush, que acaba de ser acusado de molestias sexuales y que espero que salga airoso de las acusaciones porque me encanta; es horrible todo eso del acoso sexual pero nos pone a los espectadores en un aprieto, como personas pueden ser aborrecibles pero si son magníficos artistas, ¿cómo no ver sus obras? ¿vamos a dejar de ver a Kevin Spacey, enterrado en vida, porque el tío es prepotente y salido? En fin, es un tema espinoso. Los que han abusado de alguien alguna vez -supongo que serán un ejército-, deben estar temblando en estos momentos), (perdón por este paréntesis tan largo); pues me gustó, a pesar del ritmo lento, que intentaba reflejar cómo para un artista perfeccionista no parece existir la concepción del tiempo que tenemos las personas normales.

Vi Beast que se presentaba a concurso, un thriller psicológico cuya chica protagonista tiene magníficas cualidades y mucho carácter, pero, por un error del pasado, se ve abocada a una mala suerte crónica y abismal, que no hace más que empeorar. ¡Qué cenizo el de la chica! Muy triste y desoladora.

Volví a ver Scarface aprovechando el ciclo de Brian de Palma y me gustó verla en lengua original y pantalla grande y su primera parte volvió a impactarme e interesarme, pero me pareció manierista, exagerada y larga y no acabé de sentir que estaba ante un clásico inmortal como pueden ser El padrino, Érase una vez en América, etc. De todas formas, soy fan de Pacino y después de esas tres horas de su presencia perenne, pues no puedo quejarme.

He visto Out of the blue de Dennis Hopper, que más que sacarme de la melancolía (como dice el título y la canción de Neil Young a la que se refiere), me arrojó a la depresión. Muy duro, en todos los sentidos. Muy valiente supongo para la época. Nihilismo, sinsentido, visión punk de la vida. Una puñalada trapera al estómago.

Y hoy otra peli inglesa con un Gary Oldman irreconocible y fantástico en el papel de Churchill: The darkest hour. Muy bonita y emotiva, de nuevo actores soberbios y puesta en escena impecable. Sello british. También la recomiendo.

 

El teatro independiente de nuestra Giulietta (personaje muy conocido en la movida alternativa de Turín) no era menos deprimente puesto que retrataba de manera fragmentaria e impresionista las tribulaciones de una pareja que pasa de la felicidad más absoluta de los inicios, al hastío y la incomprensión de la crisis, al crimen pasional y la posterior desolación que este provoca en el miembro asesino, que se ha quedado más solo que la una, con su bebida y sus comistrajos y el fantasma de ella y de la felicidad pasada. Muy crudo. Pero bien, me gustó verlo.

 

Ayer, en la danza vimos un tríptico de éxitos de una compañía alemana “Gauthier Dance Company” que nos parecieron muy distintos, muy buenos, innovadores y motivadores. La última pieza, una especie de “scherzo” era muy variada, rompía todo tipo de moldes, hacía participar activamente al público y nos sacó a todos del letargo y la pasividad para arrastrarnos al fervor y al entusiasmo más absolutos, a pesar de las horas tardías y los cansancios profundos. Sin palabras. Veo muchas cosas que merecen la pena en Torinodanza pero esta ha sido una de las mejores.

 

Mañana veré la obra de David Mamet “American Buffalo”, que no conozco y me interesa mucho y a ver si resulta un buen cierre de esta semana intensamente cultural y altamente estimulante.

 

Hasta la próxima, TFF… Snif

 

Postdata: Italia no brilla por la actitud cívica de sus ciudadanos que raramente se paran en un paso de cebra si no se les obliga, inventan trucos variopintos para saltarse todo tipo de reglas y son incapaces de hacer una cola decente como dios manda. Pero hay excepciones, como por ejemplo el alto nivel de civismo, paciencia y buen humor del que hacen gala los aficionados al cine en la cola del TFF. Esas dos horas rodeada de cinéfilos empedernidos, a pesar del frío y la desesperación, me devolvieron la fe en la humanidad.

 

Anuncios
Publicado en Aficiones, Cine, Italia, series, Teatro, Turín, vida cotidiana | Deja un comentario

El maniquí

img_1191Bajaba yo esta mañana a una hora temprana a comprar el pan (tengo la suerte de tener una panadería enfrente de casa), cuando me encontré con un maniquí en la escalera. Estuve a punto de saludarlo que es lo que hago cuando me encuentro a alguien, pero pensé que sería inútil y le saqué una foto más bien. Porque era surrealista, novedoso y también curioso. Un modo diferente de empezar el día.

Si uno piensa que mi vecino del primero es ropavejero pues ya lo entiende mejor. Pero de todas formas este tipo de encuentros la sacan a una de sus rutinas mentales diarias y de la zona de confort por así decir.

Peor es encontrarse con una banda de hombres armados dispuestos a cargarse a toda tu familia, como acabo de ver en un capítulo de The son, serie basada en un libro que acabaré leyendo porque mi marido me repite como un mantra cada equis tiempo que está muy bien.

Se trata solo de un encuentro en la tercera fase. Una rareza, una tontería, una anécdota.

O quizás es un recordatorio de que debo seguir haciendo dieta para alcanzar esa sutil silueta algún lustro…

O una admonición sobre el hecho de que algún día perderé la cabeza y todo lo demás.

El pan lo compré un poco en estado de shock pero al subir la escalera (todo esto ocurre por la sana y cansada costumbre de subir siempre que puedo mis cuatro pisitos a pie en lugar de en ascensor, que es mucho más aburrido), mi vecino, siempre tan salado él, me aclaró que esa joya era de la alegre década de los setenta y ahí que se lo llevaba, imagino, para intentar venderlo hoy en el mercadillo del Balôn.

En fin. Una pequeña inflexión. Una rosa sorpresa.

Publicado en fotos, Italia, reflexiones, vida cotidiana | Deja un comentario

León y vuelta a casa

IMG_0957

Cuando está cerca la navidad, consigo terminar mis relatos sobre el verano… Así me mantengo distraída y vuelvo con mi mente a lugares recorridos en otros tiempos carentes de horarios molestos.

A León he ido muchas veces, por lo que no la fotografío como debiera. Es una ciudad a la que quiero mucho. Es bonita y recogida y guarda un cierto sabor de otro tiempo. Me gusta pasar ratos sentada viendo pasar las horas en la hermosa y tranquila plaza del Grano. Vamos a tomar patata en El flechazo y otras exquisiteces aquí y allá. Me encanta el mercado tradicional que se monta en la plaza del Ayuntamiento. Ya se sabe que la catedral es una maravilla y siempre la veo aunque no siempre la visito. San Isidoro, la casa Botines de Gaudí, el Musac. Tantos atractivos. Me gusta la gente, agradable sin avasallar y se come de miedo, aquí y en tantas otras partes de mi país. Y se bebe. Vinos del Bierzo maravillosos a precios razonables. Hoy hemos abierto la última botella que habíamos traído (buaaa)

IMG_0955

IMG_0974

IMG_0975

IMG_0976

IMG_0977

IMG_0978

IMG_1031

IMG_1032

IMG_1034

IMG_1035

IMG_1040

Siempre hacemos excursiones a la montaña (Oseja de Sajambre, Puebla de Lillo, Valdelugueros, Vegacervera), a veces a sitios que ya conozco pero a los que no me importa volver en absoluto.

IMG_1021

IMG_1022

IMG_1024

IMG_1025

IMG_1028

IMG_1043

IMG_1046

En Francia nos gusta pararnos cerca de Dax a estar con unos queridos amigos muy cariñosos, que nos tratan a cuerpo de rey y nos llevan de excursión adonde queramos, en este caso, al precioso Atlántico con sus dunas y olas.

IMG_1050

IMG_1051

IMG_1053

La última parada antes de llegar a casa fue en Manosque, pueblo de Provenza que no conocíamos y que nos gustó mucho, con un centro histórico bonito y agradable lleno de plazas con terrazas. Descansamos y nos repusimos del viaje y creo que volveremos a parar allí en otra ocasión. Como se hizo de noche pronto, hice pocas fotos. Otra vez será.

IMG_1054

IMG_1055

IMG_1056

Publicado en comida, España, fotos, Francia, viajes | Deja un comentario

De Oslo a León 2: España

Siempre nos da alegría llegar a España y, en este caso, después de un viaje tan largo, más. Además, en lugar de ir a un hotel o un camping, nos esperaba familia en Boltaña, encantador pueblo de Huesca que no conocíamos. Estuvimos tres noches y nos llevaron a visitar el pueblo y sus alrededores, el pueblo abandonado de Jánovas, Lafortunada con su paseo de las ermitas, los miradores de los buitres, fuimos andando hacia Ainsa pasando por Sobrarbe e hicimos una preciosa y larga excursión en el parque de Ordesa-Monte Perdido.

Nos lanzamos a las tapas y las especialidades locales, que nos encantan y siempre son muy asequibles de precio y admiramos paisajes, ríos, caminos, árboles y montañas. Una preciosa y reparadora parada, en la que pude mirar todo el tiempo por la ventanilla por no tener que conducir, ya que nos llevaban. ¡Qué descanso tras tanto recorrido!

Lo único es que había mucha gente por ser agosto, especialmente Ainsa estaba lleno, no duramos mucho allí a pesar de que es precioso, también lo conocíamos ya, de otro tiempo en el que no había tanta humanidad por ahí visitándolo todo. En Ordesa también había bastante gente pero parte del camino lo pudimos hacer más tranquilos, ya que nuestro guía conocía atajos y recovecos. Así da gusto ir a los sitios.

Jánovas, el pueblo abandonado, paradigma de tantos otros esqueletos de una vida anterior perdida…

IMG_0899IMG_0900

IMG_0901

Nuestras excursiones:

IMG_0903

IMG_0906

IMG_0908

IMG_0911

IMG_0913

IMG_0917

IMG_0919

Aínsa de lejos:

IMG_0920

Y de cerca:

IMG_0922

IMG_0923

Y Ordesa:

IMG_0929

IMG_0932

IMG_0933

IMG_0934

IMG_0935

IMG_0936

IMG_0939

IMG_0940

De camino a León pasamos por el precioso pueblo de Laguardia, en Álava y nos paramos a comer allí. Se puede optar por comer esos menús abundantes y buenísimos que te ofrecen en el norte de España pero yo no me decido porque los bares, con su ambiente y sus miles de pinchos variados, me llaman demasiado. Todo estaba buenísimo, disfruté mucho y el paseo por el pueblo fue estupendo. Me dio pena irme pero había que llegar, que teníamos a la familia abandonada.

IMG_0943

IMG_0944

IMG_0946

IMG_0947

IMG_0948

IMG_0949

IMG_0950

IMG_0951

Publicado en comida, España, fotos, viajes | Deja un comentario

De Oslo a León 1: Dinamarca, Alemania y Francia

Los niños pudieron volar con sus gentiles tíos de Oslo a Sevilla y nosotros dos solos, muy temprano, empezamos nuestro largo on the road atravesando buena parte de Europa.

Nos hacía ilusión recorrer Jutlandia, la parte peninsular de Dinamarca y así lo hicimos. Fuimos a parar a Ribe, precioso pueblo histórico y visitamos una de las islas del litoral, Mando. El paisaje de esa zona ya lo conocía y me encanta, cambia mucho con las mareas y pasa de prados con marismas a barros infinitos. Es muy peculiar. Hay focas y ostras, aunque las ostras solo se pueden pescar y por tanto, comer, en otoño. El hombre nos dijo que volviéramos ahora pero me resulta un tanto difícil, así que me quedo sin probarlas.

Para ir a las islas se va en una especie de tractores autobuses que pueden pasar por las zonas embarradas cuando la marea está baja. Había un centro museo que parecía interesante, pero no hubo tiempo de visitarlo. El on the road tiene de malo que llegas cansado del viaje y tienes luego poco tiempo para visitar los sitios y a pesar de que te sigues cansando, no puedes abarcarlo todo. Pero no me quejo, volvería a hacerlo mañana.

IMG_0787

IMG_0789

IMG_0791

IMG_0792

IMG_0795

IMG_0797

IMG_0798

IMG_0803

IMG_0807

IMG_0808

IMG_0809

IMG_0811

IMG_0813

IMG_0814

IMG_0818

IMG_0819

Luego pasamos a Alemania, que tiene un tráfico infernal y obras infinitas permanentes, así que llego en estado de shock al sitio de destino, una ciudad de paso que no nos gustó mucho, Gotinga, pero en cuyo comodísimo hotel descansamos muy bien y nos pusimos las botas con esos maravillosos desayunos alemanes. ¡Ah! Las almohadas y los desayunos alemanes…

Al día siguiente llegábamos a nuestro soñado Hünsruck, la comarca de origen de Edgard Reitz, director de la serie de películas Heimat, de las que ya he hablado en otras ocasiones. Teníamos muchas ganas de conocerla en directo y aprovechamos este viaje para hacerlo. Los pueblos de la zona del Rhin son muy bonitos: Braubach y Bacharach y otros que pudimos contemplar desde el vehículo.

Y nuestro pueblo en el Hünsruck: Bollenbach, muy auténtico, con ambientillo en el pub y campos y bosques por los que pasear. Recorrimos pueblos en los que se había rodado la serie: Woppenroth y Gehlweiler, donde nos emocionamos visitando la casa de la familia protagonista con su taller de herrero. El señor que nos lo enseñó era muy simpático pero solo hablaba alemán y pudimos entender algo gracias a la gentil traducción al inglés de unos turistas alemanes. Después comimos en otro hermoso pueblo de la zona: Herrstein y dimos un paseo de 9 kilómetros que dicen que es uno de los más bonitos de Alemania y en efecto era muy variado, se veían campos cultivados, bosques, colinas, fortalezas, lagunas y estábamos prácticamente solos, además, de vez en cuando había bancos columpio o bancos tumbona que me parecieron alucinantes. El paseo salía de Schneppenbach, un pueblo cercano al nuestro. Fueron día y medio muy bien aprovechados. Recomiendo esta zona por su belleza, autenticidad, tranquilidad y hospitalidad. Me gustaría volver con más calma y conocerla mejor. Debo decir que tengo debilidad por los travesaños de madera de las casas y por las bonitas terrazas de los bares (Biergarten)

IMG_0828

IMG_0837

IMG_0838

IMG_0839

IMG_0841

IMG_0842

IMG_0844

IMG_0847

IMG_0848

IMG_0854

IMG_0858 2

IMG_0859

IMG_0861

IMG_0864

IMG_0866

IMG_0867

IMG_0868

IMG_0872

IMG_0874

IMG_0876

IMG_0879

Y, en este punto, lo que deseábamos después de Inglaterra, Alemania, Dinamarca, Suecia y Noruega, era llegar a España, donde nos esperan tapas maravillosas y relajación lingüística, pero Francia siempre está en medio de todo y aunque nos gusta, a veces desearíamos que fuera más pequeña. Nos pegamos un tirón enorme de casi 1000 kms para llegar a Brive La Gaillarde porque era un pueblo con encanto, para no pararnos en un sitio anodino. El hotel nos gustó mucho y estuvimos bien aunque, la verdad, siempre protestamos porque no es España, así de gruñones somos.

El próximo post será para Huesca y su parque Ordesa y el precioso pueblo La Guardia, la última parte de nuestro viaje hacia León.

IMG_0885

IMG_0886

IMG_0888

IMG_0890

 

Publicado en Alemania, dinamarca, fotos, Francia, series, viajes | Deja un comentario

Rápida visita a Oslo

IMG_0723Me cuesta mucho renunciar a conocer una capital si ando más o menos cerca, eso me lleva a realizar algunos esfuerzos. Por ejemplo, cuando fuimos al suroeste de Irlanda me empeñé en ir unos días a Dublín porque no quería dejar de conocer su capital pero resultó un poco cansado después de tres semanas entre Londres y Valentia Island con un niño de tres años. La pude conocer mejor otra vez que volvimos sin niños a estar unos días tranquilos, entonces ese recuerdo se superpuso al otro y me quedé con esa Dublín que recorrí a pie y que disfruté mucho.

IMG_0727Este verano después de un periodo en Londres, un largo viaje en coche hasta Noruega y una estancia de una semana en el sur de este país haciendo excursiones, nos trasladamos solo un día y medio para conocer Oslo antes de emprender un viaje más largo todavía hacia León, siempre sobre cuatro ruedas. Para colmo, como queríamos garaje y Noruega es carísimo, nuestro apartamento, que estaba muy bien, estaba lejos del centro, a una hora andando con cuesta incluida, lo que nos destrozó bastante.

IMG_0783De todas formas, pude ver varios de sus barrios, dar un largo paseo el domingo por la mañana sola, visitar un museo de los muchos que hay, estar un rato en uno de esos bares hipster que me gustan en el animado barrio Grunelokka, comer en un puestecillo de street food y quedarme con las ganas de volver porque no pude ir al famoso parque de las estatuas (Vigeland) que recuerdo con mucho cariño de cuando estuve allí con mis padres hace tantos años.

No es bonita pero es una ciudad abierta al mar, con vistas, paseos agradables, buen nivel de vida y muy tranquila. Ideal para escapadas breves o como punto de partida para la exploración del país. Lástima que el país sea tan inmenso que el norte quede verdaderamente lejos. Se queda para otra vez, el lejano norte europeo, allí me deben un intercambio que espero poder aprovechar algún día.

Recorrer el río es una buena idea:

IMG_0715

IMG_0735

IMG_0736

Hay casitas pintorescas:

IMG_0718

IMG_0717

IMG_0778

Detalles:

IMG_0720

IMG_0733

IMG_0747

Cines y teatros con saborcillo:

IMG_0726

IMG_0776

El mercadillo de turno:

IMG_0730

La ópera:

IMG_0742

IMG_0743

IMG_0746

IMG_0741

Cafés vintage:

IMG_0748

El museo Astrup Fearnley de Renzo Piano:

IMG_0762

IMG_0763

IMG_0764

IMG_0765

IMG_0774

Una zona con canales:

IMG_0754

IMG_0755.jpg

IMG_0759

Y con un par de edificios me despido.

IMG_0752

IMG_0782

Publicado en Escandinavia, fotos, viajes | Deja un comentario

Tonsberg y más

IMG_0583

Con los intercambios de casa a veces acabas en sitios que no habías oído en tu vida y a los que jamás pensabas que irías pero eso nos gusta. Hay que andar explorando y descubriendo y te llevas de allí sensaciones y emociones que no te esperabas, puesto que nada te esperabas de un sitio que no conocías.

Si en cierto modo nos desilusionó fue porque teníamos una idea idílica de Noruega como sitio salvaje de naturaleza agreste, desnuda y sorprendente pero el sur, como ya he dicho, es otra cosa: el clima más benigno del país, mucho chalet por todas partes y civilización.

Aún así hay combinación de rocas y mar interesantes, bosques y lagos chulos, playas en las que bañarse, excursiones en barco que hacer y paseos por los pueblos en los que yo admiro las casas de madera de colores que tanto me gustan. Son sencillas y hablan de comodidad, buena vida y confort.

Fotos de Tonsberg, que no es bonito pero tiene rincones pintorescos:

IMG_0578

IMG_0579

IMG_0595

IMG_0703

IMG_0706

IMG_0707

IMG_0708

IMG_0709

IMG_0711

IMG_0712

Y alguna foto de los alrededores (hay más en el post “Al sur de Noruega”):

IMG_0611

IMG_0619

IMG_0646

IMG_0665

IMG_0694

IMG_0698

Publicado en Escandinavia, fotos, viajes | Deja un comentario